La Policía Nacional y la Guardia Civil han desarticulado un grupo criminal que asaltaba domicilios armados con pistolas y utilizaba violencia extrema contra sus moradores

Investigación conjunta con Policía Nacional y Guardia Civil
  • La investigación conjunta ha culminado con la detención de cinco personas por su presunta autoría en 10 delitos de robo en interior vivienda (9 de ellos con violencia e intimidación), 4 detenciones ilegales, 1 de tenencia ilícita de armas y otro de pertenencia a grupo criminal
  • Dos de los autores fueron detenidos in fraganti mientras intentaban robar en una vivienda de Orihuela, lo que adelantó la explotación de la operación que se saldó con la desarticulación de toda la banda criminal
  • Los principales cabecillas han ingresado en prisión

16-Febrero-2021.- La Policía Nacional y la Guardia Civil, en el desarrollo de una operación conjunta han detenido a cinco personas desarticulando un grupo criminal dedicado a asaltar viviendas haciendo gala de una extrema violencia contra sus moradores, a los que maniataban y amenazaban de muerte con armas de fuego y cuchillos, llegando a agredirles físicamente para que les entregaran el dinero y los objetos de valor.

Los arrestados actuaban en la comarca de la Vega Baja, lo que hizo que tanto los agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Orihuela como los de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Almoradí, aunaran esfuerzos para conseguir la localización y detención de los mismos, trabajando de manera conjunta en la investigación.

Las pesquisas se iniciaron en septiembre del pasado año, tras detectar un aumento significativo de robos con violencia e intimidación en viviendas de distintas localidades. En sus declaraciones, los testigos relataron que los autores se cubrían sus rostros con pasamontañas y, utilizando armas de fuego y cuchillos, amenazaban a las víctimas para conseguir que éstas les hicieran entrega de todo el dinero y de los objetos de valor, principalmente joyas, que tuvieran en la casa. Si se negaban a estos requerimientos llegaban a maniatar y golpear con brutalidad a sus víctimas.

En una de las manifestaciones tomadas a la moradora de una vivienda en la que habían robado, la denunciante explicó a los agentes que los supuestos autores la habían tenido encerrada junto a sus tres hijas de 2, 4 y 7 años, durante más de una hora, mientras les apuntaban con un arma de fuego. En otra declaración, la víctima sufrió graves lesiones que requirieron de intervención médica, tras ser golpeado en la cabeza con la culata de una pistola. Otro perjudicado manifestó que le habían introducido en la boca el cañón de un arma mientras le amenazaban de muerte.

En uno de estos robos, los supuestos autores se hicieron con un botín de más de 54.000 euros. En otro, con un perro de raza potencialmente peligrosa y en un tercero, incluso con varias escopetas, con el riesgo que eso conlleva. Todos estos hechos, hicieron que los agentes actuantes aceleraran las investigaciones para conseguir cuanto antes el arresto de los peligrosos agresores.

Gracias a las declaraciones de los testigos, la visualización de los sistemas de cámaras de seguridad de algunos domicilios, y de otras laboriosas averiguaciones, los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil consiguieron cerrar el cerco sobre los asaltantes.

Durante el desarrollo de la operación, dos de los supuestos autores fueron detenidos in fraganti mientras trataban de robar en una vivienda en la localidad de Orihuela. Habían accedido al inmueble, una casa baja, por el patio interior, tras saltar el muro. Consiguieron entrar forzando la puerta, si bien el ruido que hicieron despertó al morador, que tuvo tiempo de avisar a su hermano para que alertara a la Policía.

Con una pistola y un revólver, amenazaron a la víctima y a su madre, de avanzada edad, a la que maniataron con un delantal que cortaron en trozos, llegando a golpear a la mujer contra la pared pidiéndole que les entregara todo el dinero y los objetos de valor que tuviera.

Pero el robo quedó frustrado gracias a la rápida intervención de dos dotaciones de la Policía Nacional avisadas por el familiar de las víctimas. Los agentes no dieron opción a los asaltantes, que no pudieron escapar, a pesar de ir armados y de resistirse de manera violenta.

Inmediatamente la Policía Nacional y la Guardia Civil establecieron un dispositivo especial para detener al resto de la banda.

El pasado día 2 de febrero se realizaron tres registros domiciliarios en los que los agentes intervinieron 8 kilogramos de marihuana y 10 gramos de cocaína, dispuestos para su distribución al menudeo; una pistola de calibre 9 mm, un revólver, un arma de fuego artesanal simulada bajo la apariencia de bolígrafo y una pistola eléctrica tipo Taser; dinero en efectivo; gran cantidad de joyas de alto valor; y numerosos dispositivos de telefonía móvil.

 

Con esta investigación se han esclarecido nueve asaltos violentos a viviendas y un delito de robo con fuerza en domicilio.

Han sido detenidas cinco personas, tres hombres (26, 49, 62) y dos mujeres (23, 50) de nacionalidad española, a los que se les acusa de 10 delitos de robo en interior vivienda (9 de ellos con violencia e intimidación), 4 detenciones ilegales, 1 de tenencia ilícita de armas y otro de pertenencia a grupo criminal.

Los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Orihuela, el cual ha decretado para dos de los varones, considerados los líderes del grupo, su ingreso en prisión.

Parte de los objetos y el perro de raza potencialmente peligrosa sustraídos han sido recuperados. Algunos, ya han sido entregados a sus legítimos propietarios. Los investigadores continúan con la identificación y análisis de otros objetos con el fin de localizar a otros posibles perjudicados.

Entradas relacionadas